Guiones

 

En el que Monica canta 

--------------------------------------------------------------------------------

Escrito por: Sherry Bilsing-Graham y Ellen Plummer
Transcrito por: Gonzalo Rodríguez


--------------------------------------------------------------------------------

ESCENA 1 – Piso de Chandler y Monica.

(Chandler está sentado en el sofá. Ross entra visiblemente enfadado)

Chandler: Hola.
Ross: Sí, eh…vamos a ver…Oye, ¿podemos…podemos hablar de lo que pasó anoche?
Chandler: ¡Claro!, pero dame un segundo para ponerme tan enfurruñado como tú… ¿Te puedes creer que alguien estuvo aquí anoche e hizo eso que hizo o no hizo? ¡Pero de qué va!
Ross: A ver, ¿de verdad no sabes de lo que estoy hablando?
Chandler: Noo.
Ross: Vale, anoche, después de la fiesta, vi a Rachel en vuestra terraza besando a ese imbécil de su oficina.
Chandler: ¿En nuestra terraza?¿En serio? Es curioso, porque le dije a Monica que deberíamos poner unas luces en la terraza y me dijo “no, no, hace demasiado frío, nadie saldría ahí” y yo contesté “saldrían si pusieramos unas luces…”
Ross: Eso es de lo que he venido a hablar contido, ehh…vi a Rachel besando a un tío en vuestra terraza, ¡a pesar de no tener luces!
Chandler: Y qué, ¿vas a… hablar con ella?
Ross: ¡¿Para qué?! ¿Por qué iba a hacerlo? Si quiere pasar página, ¡por mí bien!
Chandler: ¿Sabes cuando el “por mí bien” suena sincero?Cuando te lo gritan y te escupen.
Ross: ¡No, en serio! Si quieres salir con tíos, adelante, me da igual, pero… podría habérmelo dicho. He dejado mi vida en suspenso para dedicarme sólo a Emma, pero si ella va a ir por ahí besando a tíos que apenas conoce, ¡pues yo también lo haré!

(Chandler se queda mirando a Ross como preparando un sarcasmo)

Ross: Muy gracioso, Ross es gay, ¡ja, ja!
Chandler: ¡No, no! O sea, que vas a pasar página. ¿Tienes idea de qué harás, una vez la pases?
Ross: ¡No!, tengo un montón de oportunidades… Ya ves, ahora hace un momento, en el café una chica me ha sonreído. Y luego, el otro día en el metro, una mujer “sin querer” se me sentó en la mano.
Chandler: Tío, no me restriegues por la cara tu alocada vida de soltero…
Ross: ¿Y qué me dices de esto?: Hay una antropóloga en la facultad que me tiró los tejos descaradamente durante la cena interdepartamental…
Chandler: ¡¿Por qué narices me casé?!

TÍTULOS DE CRÉDITOS

ESCENA 2 – El Central Perk.

(Joey, Monica y Phoebe están sentados en los sofás del café. Joey se acerca al sofá central para hablar con ellas)

Joey: Escuchad, quiero haceros una pregunta. Mañana me hacen un nuevo book de fotos, y la fotógrafa opina que debería depilarme las cejas. ¿Eso es … raro para un tío?
Phoebe: Bueno, eso depende.
Joey: ¿De qué?
Phoebe: Del punto en el que esté su proceso de cambio de sexo.
Monica: No, no es nada raro, yo creo que está bien que un tío se haga algo así. Y sobre todo un actor. Aunque tú no lo necesitas, tienes las cejas… (se queda sorprendida al observar por primera vez las gruesas cejas de Joey).
Joey: ¿Qué? Vale, basta tías, no me miréis, me dais mal rollo.
Phoebe: Ostras, también tienes peludos los nudillos…
Joey: Oh, vaya, ¿también tendré que depilármelos?
Phoebe: Eso sí que es alto mantenimiento.
Joey: ¡Eh, eh, oye, tú te tiñes el pelo!
Phoebe: ¡Soy una mujer!
Joey: Bah, ¡doble rasero!

(Joey se levanta y se va hacia la barra)

Phoebe, a Monica: Oye, ¿te vienes al Piano Bar de Mike esta noche?
Monica: Sólo si no tengo que salir a cantar.
Phoebe: ¡Pero todo el mundo canta! Es super guay, la última vez salió un adorable ancianito, se olvidó de toda la letra, flipó y abandonó el escenario abucheado, ¡fue una pasada!
Monica: Verás, es que no canto nada bien.
Phoebe: Oye, ¿qué te pasa? ¿Tienes miedo? ¿De que yo sea mejor cantante que tú? ¿De que vaya a ganarte cantando?
Monica: No, no… no me pico… ¡Vaya! Debo estar madurando.
Phoebe: Vale, está bien. Pero al menos ven a apoyar a Mike. No tienes que cantar.
Monica: Vale, ¿no tengo que cantar y puedo estar allí sentada criticando a los demás?
Phoebe: Tomándote copas.
Monica: ¡Ha! ¡Cuenta conmigo!

(Entra Rachel con Emma en el carrito)

Rachel: Hola tías. Escuchad, necesito vuestra ayuda, creo que hice algo realmente estúpido.
Phoebe: Pues sí, Rachel, pero de aquello sacaste algo hermoso… (mirando a Emma)
Rachel: No, eso no. Anoche besé a Gavin
Phoebe: ¡No me digas!
Monica: ¿Le besaste?
Rachel: Sí, fue después de la fiesta. Estábamos en la terraza y…
Monica: Alto, alto, yo estuve en casa todo el rato. ¿Cómo es que me lo perdí?
Phoebe: Fue al final de la fiesta. Estarías planchando el papel de regalo.
Monica: Ah, sí… ¿Y cómo acabasteis besándoos?
Rachel: Pues estábamos solos, era encantador conmigo y… mi regaló esta bufanda.
Monica: Creía que lo odiabas.
Rachel: Bueno, ya sabes, hay una línea muy fina entre el amor y el odio, y resulta que esa línea…es una bufanda.
Monica: O sea, ¿que estás planteándote empezar algo serio con ese tío?
Rachel: No lo sé, es muy complicado. Trabajo con ese tío, ¿sabéis? Tengo a la niña, y tengo a Ross, la verdad es que no sé que hacer, tengo que estar en la oficina y ver a Gavin en 10 minutos.
Monica: Vaya…Tienes que aclarar tus ideas, hablar con Gavin, y por supuesto, hablar con Ross.
Rachel: O…podría decir que estoy enferma y pasar de todo.
Phoebe: Qué guay. Cuatro meses de baja por maternidad, vuelves cuatro días, besas a un compañero de trabajo y te pones enferma. ¡Qué afortunados son de tenerte!

ESCENA 3 – Centro de estética.

(Joey entra un poco avergonzado a depilarse)

Joey: Hola.
Chica del mostrador: Hola.
Joey: Tengo…tengo hora para depilarme las cejas.
Chica del mostrador: ¿Su nombre?
Joey: Chandler Bing.
Chica del mostrador: Vale, muy bien. Vaya poniéndose cómodo, señor Bing. Sonia le atenderá en seguida.
Joey: Bien, gracias.

(Joey se sienta en el sillón, y empieza a observar la cera caliente. Mete el dedo, se quema, y empieza a pringarse los dedos al intentar limpiarse. Coge papel y se le queda pegado, y en ese momento entra Sonia, la chica que va a depilarle. Joey se muestra un poco avergonzado.)

Joey: He metido el dedo ahí.
Sonia: Déjeme que le ayude.
Joey: Gracias. Por cierto…¿Vienen muchos tíos por aquí?
Sonia: ¡Claro! Por supuesto.
Joey: Oh, bieen…
Sonia: ¿Quiere conocer a alguno?
Joey: ¡Acabemos con esto de una vez!
Sonia: Eh…empezaremos con la cera en seguida, primero le quitaré los pelos sueltos con pinzas, ¿vale? Puede que le escueza un poco…
Joey: Por favor, tolero muy bien el dolor…

(Sonia le quita un pelo con las pinzas)

Joey: ¡Ooooh!¡Santa Madre de Dios!¡Aaaaah, mi cara, mi cara!...oh, uf…Estoy bien, estoy bien.
Sonia: ¿Si?
Joey: Estoy bien, es sólo que… que no me lo esperaba, pero tranquila, puedes seguir, estoy bien.
Sonia: Vale…

(Sonia se acerca pero Joey se aparta)

Joey: Perdón…

(Sonia se vuelve a acercar y Joey intenta volver a apartarse, pero Sonia le agarra por el cuello y le acerca para seguir depilándole. Le arranca otro pelo)

Joey: ¡Maldita sea, tía! ¡Aaaaaay!

(Joey mete de nuevo, esta vez sin querer, toda la mano en la cera caliente. Sonia, resignada, vuelve a limpiarle la mano mientras Joey grita sin parar.)

ESCENA 4 – El Central Perk.

(Chandler está en el sofá central y Ross entra en el café)

Ross: Hola.
Chandler: ¡Anda! El soltero más cotizado de Nueva York, ¿cómo va lo de pasar página?
Ross: No muy bien. Hoy he vuelto a coger el metro y alguien se me ha sentado en la mano, pero no era mujer ni llevaba pantalones.
Chandler: A lo mejor deberías intentarlo de otra manera…A ver qué te parece: Hombre blanco soltero, divorciado tres veces, dos hijos ilegítimos… El anuncio personal habla por sí sólo.
Ross: Eso tiene gracia, sí. ¿Crees que volverás a trabajar algún día?
Chandler: ¿De qué vas? Ya sabes que sólo sé dar caña…
Ross: Es que no puedo creer que Rachel haya pasado página sin decírmelo.
Chandler: Puede que no haya pasado página, puede que ese beso sólo fuera el típico rollo impulsivo de cumpleaños.
Ross: No, el mes pasado le dio su número a un desconocido en un bar.
Chandler: Y, ¿salió con él?
Ross: No, cuando llamó, me deshice del mensaje.
Chandler: Sin cortarte un pelo…
Ross: ¿Sabes qué? Ya basta, basta de hablar. Tengo que ir pasando página. Eh, fíjate en esas dos rubias de ahí. Oye, acompáñame.
Chandler: ¿Pretendes que nos divorciemos todos?
Ross: Venga, no tienes que hacer nada, pero será más fácil si vamos los dos como en la universidad, ¿te acuerdas? Primero tu rompes el hielo con alguno de tus chistes para que vean que eres el gracioso. Luego, yo les entraré con alguna conversación interesante para que vean que soy el tipo brillante, inquieto y sexy.
Chandler: Creía que yo iba a hacer los chistes.
Ross: ¿No tendrías que estar en el trabajo?
Chandler: ¡A por ellas!

(Los dos se acercan a los dos chicas que están en la barra)

Chandler: Disculpad…Hola, yo me llamo Chandler, y éste de aquí es mi amigo Ross. Y estábamos pensando que si os apetece ya sólo nos harán falta seis personas más para una pirámide humana. (Al oído a Ross): Éntrales, éntrales…
Ross: Uhm, ah…Oye, ¡oh! Veo que estás leyendo el periódico… Otra inundación en Europa, ¿eh? Os haré una pregunta, ¿Preferiríais, preferiríais morir ahogadas o quemadas vivas?
Una de las chicas: Lo siento, ya nos íbamos.
Chadnler: Vale…

(Las dos chicas se levantan y se marchan)

Chandler: No hemos perdido nuestras facultades…

(Ross y Chandler chocan la mano con poco entusiasmo)

ESCENA 5 – Piso de Ross y Rachel.

(Rachel está en el sofá leyendo una revista, y llaman a la puerta)

Rachel: ¿Quién es?
Gavin: Gavin, te he traído sopa.
Rachel, sobresaltada: ¿Por qué?
Gavin: Me han dicho que estabas enferma.
Rachel: ¡Oh! Claro, sí, espera, déjame recoger un poquito…

(Rachel empieza a sacar pañuelos para aparentar que no ha parado de sonarse, y abre la puerta envuelta en una manta)

Rachel: Hola, Gavin…
Gavin: Hoy te he echado de menos. ¿Cómo te encuentras?
Rachel: No voy a mentirte, estoy bastante enferma.
Gavin: Oh, bien, porque en un momento de paranoia he pensado que te hacías la enferma para evitarme.
Rachel: Oh, no, no…(finge toser)
Gavin: Oye, anoche lo pasé muy bien.
Rachel: Yo también.

(Gavin se acerca para besarla, pero retrocede)

Gavin: ¿Hasta qué punto es contagioso lo que tienes? ¿Es un resfriado de estar en una terraza, o te ha mordido un mono?
Rachel: Sólo es un resfriado…
Gavin: ¿Tienes fiebre? Déjame ver. (le toca la frente, y comienza a acariciarle la cara)

Gavin: Ahm…¿Qué te está haciendo Ross en esa foto?
Rachel: Me está…quitando el polvo con un cepillo de limpiar fósiles. Le parecía muy divertido…
Gavin: Claro, claro…Ross.
Rachel: Sí.
Gavin: ¿Qué hay entre vosotros? No quiero inmiscuirme en nada.
Rachel: No lo haces, no lo haces, no hay nada entre nosotros, no te preocupes por Ross, en serio, en serio…

(suena una llave en la puerta)

Rachel: ¡Ah, escóndete!¡Es Ross, escóndete!¡Escóndete!

(Rachel empuja a Gavin hasta la ventana y le esconde tras la cortina)

Gavin: ¡Oye, has dicho que no me preocupara!
Rachel: ¡Te he mentido, y además no estoy enferma! ¡Quédate detrás de la cortina!

(Molly, la niñera, entra en casa)

Rachel, aliviada: Ah, Molly, no eres Ross.
Molly: No, he venido a llevar a Emma a casa de tu madre, ¿te acuerdas?
Rachel: ah, sí, sí.

(Molly ve a Gavin escondido)

Molly: No te asustes.
Rachel: Qué.
Molly: Hay un hombre detrás de la cortina. Llevo un spray en el bolso.
Rachel: ¡No! Tranquila, no pasa nada, no no no no, es mi colega, Gavin, está haciendo tonterías. Gavin, sal de detrás de la cortina.
(Gavin sale)

Gavin: Hola… Gavin. Encantado de conocerte. Fui idea mía lo de esconderme ahí.
Molly: Encantada. Voy a buscar a Emma…
Rachel: Vale.

(Molly va al cuarto)

Gavin: Oye… ¿Por qué he tenido que esconderme?
Rachel: Pensé que era Ross.
Gavin: ¿Y si hubiera sido él? Creía que no había nada entre vosotros.
Rachel: No lo hay, no hay nada de nada.
Gavin: Oyes llaves en el pasillo y saltas como un potro salvaje saliendo del cajón por primera vez.

(Rachel le mira confundida)

Gavin: Antes era payaso de rodeos.
Rachel: Eh…Vamos a ver, Gavin… Supongo que me sentía culpable de que estuvieras aquí, lo cual es un error. Escucha, Ross y yo no tenemos ninguna relación, pero él es el padre de mi hija, y, en fin, ya sabes…vivimos juntos. Además está todo nuestro pasado, ¿entiendes? Es que… no sé, lo siento. Estoy hecha un verdadero lío.
Gavin: No importa. Seguramente no es asunto mío, pero…¿puedo darte un consejo?
Rachel: Sí.
Gavin: Deberías hablar con Ross de todo esto.
Rachel: La gente no para de decírmelo… Oh, lo siento, Gavin.
Gavin: No lo sientas. Sólo es un mal momento.
Rachel: Mmm.. ¿De verdad eras de rodeo?
Gavin: Uno de los mejores, te lo aseguro.

ESCENA 6 – El Piano Bar de Mike.

(Phoebe está cantando “We are the Champions” de Queen con mucho entusiasmo. La gente le aplaude y se va a sentar al lado de Mike en el piano, y se dan un beso)

Mike: Es mi novia, no es que aquí hagamos las cosas así. Bien, vamos a hacer un breve descanso, y cuando volvamos tendremos a Kenneth cantando “Yo me toqueteo”… No estoy aquí para juzgar.

(Phoebe y Mike se sientan en la mesa con Monica)

Phoebe: Oye, tienes que salir a cantar.
Monica: No, ya te dije que no puedo.
Phoebe: ¡Te lo pasarías en grande! Y tienes una voz muy bonita.
Monica: ¿Cuándo me has oído cantar?
Phoebe: Continuamente, mientras cocinas.
Monica: ¿Qué?
Phoebe: siempre estás cantando “qué rica, rica, tengo amor en la barriguita”.
Monica, satisfecha: Sí, suelo arrasar con eso.
Phoebe: Entonces, ¿No hay una pequeña parte de ti que quiera salir ahí?
Monica: Bueno, una pequeñita, pero es que no sé, me da miedo, ni siquiera sé qué podría cantar.
Mike: Oye, yo tengo un libro con…
Monica: Delta Dawn.

ESCENA 7 – El Central Perk.

(Ross se acerca a una mesa y se sienta con una chica desconocida)

Ross: Hola, eh… me he fijado en que llevas un collar muy original.
Chica: Ya intentaste ligar conmigo hace una hora.
Ross: Claro, o sea, ¿que es un no rotundo?

(Ante la mirada de la chica Ross se levanta y se va al sofá, donde está Chandler)

Ross: No puedo creerlo, no paran de darme calabazas.
Chandler: Yo tampoco lo entiendo. Resulta obvio que estás desesperado. Vas preguntándoles a las tías como quieren morir…
Ross: Es genial, Rachel seguirá besando a tíos hasta que se enamore de uno de ellos y yo moriré solo.
Chandler: ¿Ahogado, o…?

(Dos mujeres entran en el café, una rubia muy afectada y una morena)

Rubia: ¿Por qué habrá cortado conmigo?
Morena: No lo sé, cariño.
Rubia: Yo sólo quería amarle, y que él correspondiese mi amor… En serio, ¿soy tan desagradable?

(Ross y Chandler atienden a la conversación)

Chandler, con tristeza: Vaya…
Ross, muy alegre: ¡Lo sé!

(Mientras Chandler le mira desconcertado, Ross se levanta y se acerca a consolar a la chica rubia)

ESCENA 8 – El Piano Bar de Mike.

(El tal Kenneth acaba su canción)

Mike: ¡Muy bien! Ese ha sido Kenneth con su… excesivamente literal interpretación de “Yo me toqueteo”. Y ahora, tenemos a Monica cantando “Delta Dawn”.
Monica: Espera, espera, no puedo cantar delante de tanta gente.
Phoebe: Tú actúa como si no estuviesen. No pasa nada, Monica. En cuanto enciendan el cañón, es tan deslumbrante que no verás a nadie.

(Monica sube al escenario)

Monica: Hola. Soy Monica y voy a cantar “Delta Dawn”.

(Monica empieza a cantar, y los espectadores empiezan a interesarse mucho por ella)

Phoebe: ¿Tú le ves todo a través de su blusa?
Mike: Como una radiografía. Mal día para no llevar sujetador.

(La gente empieza a aplaudir con intensidad)

ESCENA 9 – El piso de Chandler y Monica

(Joey entra tapándose la cara con una revista. Chandler está de pie al lado de la mesa de la cocina)

Joey: Hola. Necesito tu ayuda.
Chandler: Vaya, parece algo serio… ¿Cuál es el problema, Ashley Judd?
Joey: Oye, van a hacerme unas fotos, ¿vale? Así que fui a depilarme las cejas, y…
Chandler: Lo siento, dame un momento para meterme contigo.
Joey: Puede que sea un mariquita, pero si quiero, te machaco… Me dolió tanto, que sólo pude dejar que me hiciera una ceja, y ahora… (se quita la revista y se ve una ceja muy delgada y otra igual que antes) ¡no son iguales!

(Chandler, divertido, se acerca a observarle)

Chandler: Es… ¡como una cría de oruga persiguiendo a su mama!
Joey: Lo sé, escucha, tienes que ayudarme, ¿vale? He comprado un rotulador para que me rellenes la ceja delgada y no parezca un idiota en las fotos.
Chandler: Bien, para empezar, ¡éste es verde!
Joey: Ohh…¡y qué leches se supone que puedo hacer!
Chandler: Está bien, te voy a ayudar, pero tienes que prometerme que no le contarás a nadie lo que estoy a punto de decirte.
Joey: ¿Qué?¿Qué?
Chandler: Vale… Sabes que la mayoría de los niños se ganan la paga cortando el césped o sacando la basura… Pues yo me ganaba la mía depilándoles las cejas a mi padre y a… “sus parteners”.

(Joey se ríe)

Joey: ¡Qué pringado!
Chandler: Sí, bueno, ya veo que no necesitas mi ayuda, Victor o Victoria.
Joey: Vale vale, no no, que sí, que sí necesito tu ayuda, pero no sé si aguantaré que me arranques más pelos. Me dolió mucho…
Chandler: Bah, no con mi combinación de cubitos de hielo, Aloe Vera y mi delicado…toque…que tanto aborrezco.

ESCENA 10 – El Piano Bar de Mike.

(Monica acaba de cantar “Delta Dawn” con el público totalmente entregado)

Uno de sus espectadores: ¡Que siga la de las tetinas!
Monica: Oh…Lo siento, ¡se acabó la canción!
El espectador: ¡Cántanos otra!¡Vamos!
Otro espectador: ¡Que siga, que siga!

(Monica se dirige a Mike y a Phoebe, sentados en el piano)

Monica: ¿Me habéis visto en el escenario?
Phoebe: ¡Con todo lujo de detalles!
Monica: ¡Aún no me lo creo! ¡He cantado delante de un montón de gente y les he gustado! ¿Habéis oído al tío que gritaba: “Dale un propina para que siga”? ¿De verdad os he ayudado a conseguir más propinas?

(Mike asiente con cierta ironía)

Mike: Claro.
Phoebe: Escucha, Monica… No es que no lo hayas hecho bien…
Monica: ¿Bien?¿No les has oído? He estado genial…Oh, muchísimas gracias por convencerme, ha sido el mejor regalo de mi vida.
Mike, a Phoebe: ¿Otro buen regalo? Ropa interior.

(Monica se queda mirando el libro de partituras para cantar más)

ESCENA 11 – El piso de Rachel y Ross

(Ross entra con la chica rubia deprimida del café)
Rubia: Muchísimas gracias por dejarme hacerlo aquí. Los servicios públicos me dan mal rollo, no puedo mear, y menos otras cosas…
Ross: Pero lo genial es que no te importa hablar del tema.
Rubia: Es alucinante que te haya conocido el mismo día que Eric cortó conmigo, porque resulta que pierdes un novio, ¡y encuentras otro novio!
Ross: Ahá…
Rubia: ¡No, no! No te preocupes, no es un rollo por despecho. He superado totalmente lo de Eric.
Ross: Uff…

(Ross le señala el baño y ella se va a él)

Ross: Buena elección…

(Rachel entra en el piso)

Rachel: Oh, hola…ya estás aquí. Te he buscado por todas partes.
Ross: Ah, sí, hola. Pues sí, aquí estoy.
Rachel: Oye, mi madre no nos trae a la niña hasta las 9, así que esperaba que tú y yo pudiéramos hablar un rato.

(suena la cisterna)

Rachel: ¿Hay alguien en casa?
Ross: Ohh, sí, sí, sí, Michelle.
Rachel: ¿Quién?
Ross: Una chica con la que salgo ahora.
Rachel: ¿Estás saliendo con alguien?
Ross: ¿No te lo había dicho? Pues sí, no hace mucho que estamos saliendo, pero…en serio, hay una conexión alucinante entre nosotros. En fin, justo antes de que entraras me ha llamado su novio. Yo opino que es un poco pronto, aunque por otro lado ha sido agradable.

(Vuelve del baño Michelle)

Michelle: ¿Para qué estás tomando amoxicilina?
Ross: Es demasiado, ¿no? Ya te sientes con la suficiente confianza para inspeccionar mis cosas… Perdona, Michelle, ella es mi compañera de piso.
Rachel: Hola, también soy la madre de Emma.
Michelle: Ah…¿Quién es Emma?
Ross: ¿No lo recuerdas? Ya te he hablado de mi hija.
Michelle: ¡Oh! ¿Ella es tu hija? Oye (dirigiéndose a Rachel), yo podría ser tu nueva mamá.

ESCENA 12 – El piso de Chandler y Monica.

(Chandler termina de depilar a Joey)

Chandler: Y…ya está.

(Joey tiene ahora las dos cejas igual de finas, lo cual hace un efecto casi aterrador)

Joey: ¡Qué pasada! No he sentido nada. Oye, ¿todavía buscas trabajo? Porque depilando le darías mil vueltas a esa bruja sádica del salón…
Chandler: Gracias, ¿quieres ver como te han quedado?
Joey: Sí, claro.

(Joey coge el espejo y se mira)

Joey: Ehh… ¡son completamente iguales! Están geniales… Están geniales, ¿cómo va eso?
Chandler: Sí, sí, te han quedado bien. Me he preocupado cuando me parecía que te destapaba una marca de nacimiento por aquí, pero ha resultado ser un trocito de chocolate.
Joey: Ah…en fin, oye, Chandler, muchísimas gracias.
Chandler: No hay de qué.
Joey: Escucha…hemos pasado una hora bastante femenina. Deberíamos hacer algo viril para compensarlo.
Chandler: Sí. (con voz viril)

(Se quedan pensando los dos)

Joey: Rízame las pestañas.
Chandler: Vale.

ESCENA 13 – El Piano Bar de Mike

Monica: Bien, y para mi próxima canción creo que elegiré algo con un poco más de ritmo…Vamos a ver, ¿qué tal “I’m so excited” de las Pointer Sisters? Tú haz que se meneen.
Phoebe: Seguramente lo conseguirás tú solita…
Monica: Claro.

(Llega Chandler al Piano Bar)

Chandler: Siento llegar tarde. Lo entenderás cuando veas a Joey.
Monica: Oh, cariño…¡Llegas justo a tiempo! Voy a cantar otra canción.
Chandler: ¿En serio? ¿Delante de tanta gente?
Monica: ¡Si me adoran!
Chandler: ¡Qué alegría!
Phoebe: Sí, sabe darle al público lo que quiere.
Chandler: ¡Genial!
Monica: Vale, observa.

(Phoebe y Chandler se van a sentar a la mesa para ver cantar a Monica. Monica empieza a cantar y a Chandler le falta tiempo para darse cuenta de que el foco apunta directamente al pecho de Monica y que se le transparenta todo al no llevar sujetador)

Chandler: ¿Son los pezones de mi mujer?
Phoebe: ¡Oh! No me había dado cuenta. Si no, no la hubiese dejado subir otra vez…
Chandler: Tengo que pararla.

(Chandler sube al escenario y se pone delante de Monica mientras le explica lo que pasa)

Espectador: ¡Eh, oye! ¿Qué haces?¿De qué vas?
Otro espectador: ¡Nos cortas el rollo!
Otro espectador: ¡Aparta!

(Monica aparta a Chandler para mirarse el pecho frente al cañón de luz, y se da cuenta)

Un espectador: ¡Sí!

Monica: ¡Oh, qué mas da! Aún me adoran.

(Aparta a Chandler y sigue cantando)

Chandler: ¡Tú! El que se está toqueteando…¡Fuera!

ESCENA 14 – El piso de Rachel y Ross

(Ross y Rachel están sentados en el sofá mientras Michelle vuelve a usar el baño)

Rachel: ¡Caray! Ha vuelto a hacerlo…

(Entra Michelle con un diploma de la mano)

Michelle: ¡Ross! No me habías dicho que eras doctor…
Rachel: ¡Alto! Un momento, ¿todavía no le has dicho que eres doctor? Cuánto hace que la conoces, ¿una hora?
Michelle: En realidad, una hora y media.
Ross: Te he dicho que no hacía mucho, pero hay una conexión alucinante entre nosotros.
Michelle: ¿Tú también lo notas? Oh…creía que sólo era yo…
Ross (riendo nervioso): No, ¿bromeas?
Michelle: ¿Nos vamos por ahí este fin de semana?
Ross: Ya veremos…
Rachel: Vale, Ross, ¿qué esta pasando? ¿Es que ahora te dedicas a traer desconocidas al piso?
Ross: No se, ¿tú te dedicas a besar a tíos en terrazas?
Rachel: ¿Qué? ¿Cómo sabes eso?
Ross: Gracias al milagro de la vista. Estaba aquí, durmiendo a nuestra querida hija…
Michelle: Emma.
Ross: …cuando por casualidad miré por la ventana y te ví besando a un tío al que conoces, ¿desde hace cuanto? ¿una semana?
Rachel: Oh, ¡se trata de eso! ¿La has traído aquí para vengarte de mí?
Michelle: No, en realidad tenía que mear porque no puedo usar servicios públicos por los parásitos de la caca.
Ross: Vale, Michelle, es hora de irse.
Michelle: Pero, llámame.
Ross: Sí, lo haré.
Michelle: ¡No, espera! No tienes mi número…
Ross: Si lo nuestro es cosa del destino, lo adivinaré. Hasta la vista.
Rachel: ¡Bravo!
Ross: Lo siento. ¿No te ha caído bien? Porque esperaba que pudiéramos ir a una de tus fiestas de besuqueos en la terraza.
Rachel: Por dios, es increíble que le des tanta importancia, ¡fue un beso, un tío, una vez!
Ross: ¿En serio?
Rachel: ¡Sí!
Ross: ¿En serio?
Rachel: … Pues sí…
Ross: ¿Qué me dices del tío del bar?
Rachel: ¿De quién?
Ross: El tío al que le diste tu número.
Rachel: ¿Y cómo sabes tú eso?
Ross: Porque llamó aquí buscándote. Así que no me digas que lo de besar al tío ese del trabajo sólo ha pasado una vez, ¿vale? Porque ya andas por ahí, en bares y en terrazas, desde hace más de un mes, y ni siquiera has tenido el detalle de avisarme.

(Rachel se muestra muy enfadada)

Rachel: Por qué no me llego ese mensaje.
Ross: ¿Qué?
Rachel: El del tío del bar. Por qué no me llego ese mensaje.
Ross: Porque lo doblé y me lo metí en el bolsillo del pantalón. Es que…¿no buscas ahí?
Rachel: Ross.
Ross: Nunca te lo di.
Rachel: Por qué.
Ross: Yo…yo que sé.
Rachel: Esto es demasiado…¿Qué te has creído? ¿Quién eres tú para decidir que mensajes debería o no debería recibir?
Ross: ¿Qué quién soy yo?
Rachel: ¡Sí!
Ross: ¡Soy el que está cuidando de nuestra hija mientras tú te vas de bares a conocer tíos!
Rachel: Madre mía, eres increíble…He venido aquí esperando tener una conversación madura contigo sobre nosotros, ¡pero no puedo tenerla con alguien que intercepta mis mensajes y se trae a chifladas a mi apartamento!
Ross: ¡Oye, ninguna de las cuerdas quería venir conmigo! Pero esa no es la cuestión, la cuestión es que has sido tú, ¡tú, la que ha pasado página sin decírselo a nadie!
Rachel: Por el amor de Dios, Ross, ¡esto es un desastre! ¿Qué nos pasa? Cuando la gente oye hablar de nuestra situación, pregunta “qué, ¿vivís juntos y no sois pareja pero tenéis una hija? ¿No os resulta raro?”, y yo digo “no, qué va, es genial, porque para nosotros funciona”, pero la verdad es que no funciona. Esto es lo opuesto a funcionar.
Ross: Sí, está claro.
Rachel: ¿Sabes qué? Quedamos en que viviríamos juntos mientras esto tuviera sentido, y puede que, en fin, que ya no tenga sentido.
Ross: Sí, puede que no. ¿Y qué quieres hacer?

ESCENA 15 – Piso de Joey

(Llaman a la puerta. Joey y sus cejas muy finas abren la puerta. Rachel y Emma están al otro lado)

Joey, sorprendido: Hola.
Rachel: Hola. ¿Podemos vivir aquí una temporada?
Joey: ¿Qué si podéis?… Por supuesto.

(Rachel y Joey se abrazan. Rachel suspira)

Rachel: Tienes las cejas rarísimas.
Joey: Chsssst.

Entran créditos

ESCENA 16 – El Piano Bar de Mike

(Chandler está cantando una canción muy emocionado pero el público le mira poco interesado. Chandler observa que el que se toquetea no lo hacía sólo con Monica)

Chandler: O sea, que te toqueteas con lo que sea.

FIN

Descubre otras secciones...

Descubre un secundario al azar

Dr. Jeffrey Rosen
(Noah Wyle)

Vídeo al azar