Guiones

 

El de la madre biológica (10x09)

--------------------------------------------------------------------------------

Escrito por Scott Silveri.
Transcrito por Luciano.

--------------------------------------------------------------------------------

[Escena: Central Perk. Todos están sentados en el sofá. Entran Mónica y Chandler]

Chandler: ¡Que tal!

Ross: ¡Hola!

Mónica: ¡Hola!

Chandler: Venimos a despedirnos, nos vamos a Ohio.

Phoebe: ¡Ah, claro! Vuestra entrevista para su adopción.

Mónica: Vamos a conocer a la mujer que siembra nuestro hijo.

Joey: Es increíble, cuando volváis tendréis un hijo. Es rarísimo.

Chandler: E incorrectísimo.

Mónica: Está de pocos meses. Le gustó nuestra solicitud pero quién sabe si le gustaremos.

Ross: Venga ya, les vais a encantar.

Chandler: Muchas gracias, pero no queremos hacernos demasiadas ilusiones.

Mónica: Pueden surgir obstáculos.

Chandler: Sí, ella podría cambiar de opinión o encantarse por otra pareja...

Phoebe: ¿Cómo vais a llamarle?

Chandler: O podría contraer una enfermedad que haga que cuando hable la gente no me escuche.

Joey: Seamos positivos, si todo sale bien, y esa mujer los elige a vosotros...

Mónica: ¡Madre mía! Nos elegirá a nosotros.

Chandler: ¿Sigue en pie lo de no hacernos ilusiones?

Mónica: No, ya se que podría salir mal pero si no es así, si todo sale bien, tendremos un hijo Chandler. ¡Un hijo!

Chandler: Si, pero...

Mónica: ¡Qué suerte, saldrá bien! ¡Haremos que todo salga bien! Yo seré mamá y tú serás papá. Nos vemos pringados, me voy a por un bebé.

Chandler: A la mierda, ¡voy a ser papá!

 

CRÉDITOS DEL PRINCIPIO

 

[Escena: Central Perk. Phoebe está hablando con una chica.]

Rachel: (A Joey) ¿Con quién habla Phoebe?

Joey: Me gustaría ponerme bien con mi futuro libre. (La chica se va y Phoebe se sienta en el sillón). (A Phoebe) Hola.

Phoebe: ¿Qué hay?

Joey: Oye, ¿Quién es tu amiga?

Phoebe: Ah, es Sara. No, no. Quítatelo de la cabeza, ¿vale? No te conseguiré más citas con mis amigas.

Joey: ¿Por qué? ¿Por qué?

Phoebe: Porque saldrás con ella una vez, que la tirarás y la olvidarás.

Joey: Ah, dime una sola amiga a la que le hiciera eso.

Phoebe: Mandy.

Joey: ¿Mandy? Eh, ¿Una rubia chupona que está muy buena?

Phoebe: No.

Joey: A lo mejor la olvidé por eso. (Le guiña a Rachel).

Rachel: ¿Crees que soy otra persona?

Joey: Puede que no haya tratado bien a tus amigas en el pasado pero he madurado mucho, en serio, de verdad. Díselo.

Rachel: Aunque cueste creerlo, es verdad. Cuando Joey y yo estuvimos juntos, se portó de maravilla. Siempre atento, y maduro. Y durante todas esas semanas que salimos... no se acostó con nadie más.

Joey: (Señalándose). Maduré.

Phoebe: Está bien, te daré su número.

Joey: Muchas gracias. Te prometo que no me olvidaré de ésta. (Anotando en su mano). Mandy.

Phoebe: ¡Sara!

Joey: ¡Sara!

Ross: (entrando) ¡Hola!

Rachel: ¡Hola!

Ross: (Sacando un sombrero azul y se lo pone). Necesito un consejo sobre moda. ¿Qué tal me queda?

Rachel: Creo que está demasiada baja, súbetela un poco. (Ross se la levanta). Un poco más. (Se la levanta de vuelta). ¡Un poco más! (Se la quita). ¡Eso es! Y ahora tírala.

Ross: Venga ya, me queda bien.

Rachel: Créeme Ross, compro 30 revistas de moda al mes, no sé quién es el candidato a la presidencia ni quién manda en la OTA, pero sé que tienes que alejarte de esa gorra.

Ross: Maldita sea, mañana por la noche tengo una cita y quiero estar elegante.

Phoebe: Oye, si necesitas ayuda, Rachel y yo vamos de compra mañana, puedes acompañarnos sin ningún problema.

Ross: ¿En serio? Sería perfecto. Tengo que hacer algo, se metió un poco conmigo por mi ropa.

Joey: No me extraña, bonita camisa.

Ross: Tú llevas una igual.

Joey: ¡Me aseguraron que era explosiva!

 

[Escena: Agencia de adopción en Ohio. Mónica y Chandler entran con un hombre].

Hombre de la agencia: Poneros cómodos, vuelvo enseguida con Erica.

Mónica: Gracias. (El hombre se va). ¡Uh, que bien, llegó el momento! ¿Estás bien?

Chandler: Sí, pero me enzoca que sea en plan: “Hola, soy Chandler, ¿me das ese humano que llevas dentro?”.

Mónica: Uh, lo harás de maravilla.

Chandler: Tú lo harás mejor.

Mónica: ¡Lo dudo, Chandler! (Sarcásticamente).

Hombre de la agencia: (Entra con Erica) Mónica, Chandler. Os presento a Erica.

Erica: ¿Qué hay?

Mónica: Hola, estoy encantada de conocerte.

Erica: Hola.

Chandler: Muchísimas gracias por recibirnos.

Erica: Hola.

Hombre de la agencia: Os dejo solos.

Chandler: De acuerdo.

Mónica: Gracias.

Erica: O sea que Mónica y Chandler, ¿no? Yo los conocía como expediente 0W33815-D.

Chandler: Así nos llaman los amigos.

Erica: ¡Ostras, que puedo contar! Sois una pareja increíble, un poco intimidante.

Mónica: Tampoco es para tanto.

Erica: ¿Bromeas? Ya es una posada que tu seas médico, pero encima estás casado con una reverenda.

Chandler: (Atónico) No creo que eso sea...

Mónica: (Interrumpiéndolo) Déjame hablar, doctor...

 

[Escena: Central Perk].

Phoebe: ¡Hola!

Joey: ¿Qué hay?

Phoebe: Oye, mi amiga Sara se la pasó muy bien anoche.

Joey: Ya.

Phoebe: Sí, ¿o sea que volverás a llamarla?

Joey: ¡Nop!

Phoebe: ¿Por qué no vas a llamarla? ¡Es una tía genial!

Joey: ¿Tú crees, quieres saber lo que hizo tu genial amiga? Salimos a cenar, ¿vale? (empieza a hablar sobre la cita que podemos ver en un Flashback). Todo iba viento en popas, la pasábamos muy bien, empezaba a pensar que me gustaba mucho. Pero de repente...

 

(Sara toma unas patatas fritas del plato de Joey, y él se ve muy enojado. Luego, de vuelta al Central Perk, hace un “¿Qué le pasa?” mirando a Phoebe).

Phoebe: ¿Eso es todo? ¿Por eso no volverás a llamarla? Te cogió unas patatas, ¿qué más da?

Joey: Oye, no es cuestión de unas pocas palabras... es cuestión de lo que representa.

Phoebe: ¿Qué?

Joey: ¡Toda la comida!

Phoebe: Pues, lo... lo siento, ¡no me explico que te consiguiera una cita con semejante monstruo!

Joey: Ey, Ey, Oye, Mira. Cuando llevo a cenar a una tía, puede pedir lo que quiera, cuanto más mejor, ¿vale? ¡Pero no te pidas una ensalada verde para luego comerte mi comida! ¡Corres el riesgo de perder un dedo!

(Rachel entra).

Phoebe: (A Rachel). ¡Ah!

Rachel: ¡Hola!

Phoebe: Gracias a Dios que estás aquí, escucha esto.

Rachel: ¿Qué pasa?

Phoebe: Joey y mi amiga salieron anoche a cenar y ella extendió la mano, cogió unas cuantas patatas...

Rachel: ¡Oh, no!

(Joey asiente).

Phoebe: ¿Qué? ¿Tú sabías lo de... de su plato?

Rachel: Uy, si. Joey no comparte la comida. Verás, la semana pasada estábamos cenando y había un par de uvas en mi plato...

Phoebe: (A Joey) ¿No le dejaste coger una uva?

Rachel: ¡No, a mí no, a Emma!

(Phoebe mira horriblemente a Joey).

Joey: (Se señala con el dedo a sí mismo) ¡Joey no comparte la comida!

Phoebe: Pues sigo pensando que es una razón absurda para no volver a quedar con alguien. ¡Vas a llamarla! ¿Vale? ¡Y si hace falta pides una ración de patatas para los dos!

Joey: (Piensa un poco, considera esa idea). ¡Me gusta, un plato compartido, sí! Si, pediré una ración de patatas, y una de aros de cebollas, sí, y un cóctel de gambas, y unas alitas picantes, pediré una pizza individual y unos palitos de mozzarella... ¿De qué estábamos hablando?

 

[Escena: Tienda de ropa. Ross y Phoebe están comprando].

Phoebe: (A Ross) ¡Ala, este lugar si que es sensacional!

Ross: ¿Por qué no nos vamos de aquí? No voy a encontrar nada, esta ropa es ridícula.

(Rachel va con un montón de ropa).

Rachel: Ah, esta tienda es genial.

Phoebe: ¡Vaya!

Ross: Rachel, por favor, no voy a ponerme nada de esto (toma una camisa), nada plateado.

Rachel: ¿Por qué?

Ross: Vale, nada con pelos. ¡Y menos aún con candados! (Rachel se decepciona).

Rachel: Vamos, Ross, se que algunos son una pasada, pero, mira esto, mira este suéter, ¡es realmente precioso!

Ross: ¡Vaya, es súper suave! (mira el precio). ¿Trescientos cincuenta dólares?

Rachel: Rebajados de 700, te ahorras como 200.

Ross: Hoy tanto las lógicas como las mates han recibido un duro golpe.

Phoebe: (Caminando hacia Ross con una chaqueta). ¡Oh, mira esto, es perfecta para ti!

Ross: ¡Vaya!

Phoebe: Si.

(Ross se pone la chaqueta y se mira en el espejo).

Ross: La verdad es que me queda bastante bien. (Se da vuelta y mira que detrás de la chaqueta dice “Los chicos siempre serán chicos”). ¿Los chicos siempre serán chicos?

Phoebe: ¿Qué? ¡Tienen que serlo!

Ross: Basta, se acabó, me largo.

Rachel: ¡No, no, no, no! Espera, Ross, oye, aquí hay otras cosas, camisas preciosas, fíjate en estos pantalones tan bonitos...

Ross: Uh, de hecho creo que me quedarán bastante bien...

Rachel: Si, seguro, tengo una idea, tu vete a pasear, se cual es tu talla, voy a elegir unas lindas cosas para ti.

Ross: ¿En serio?

Rachel: Si, y yo entiendo de ropa de chicos. Por favor, tu ponte lo que yo te sugiero y se volverá loca.

Ross: ¿Me estás diciendo... si llevo estos pantalones a los acabo quitándole los suyos?

Rachel: (A Phoebe) ¿Por qué todos van del mismo palo?

 

[Escena: Agencia de adopción en Ohio. Mónica y Chandler siguen hablando con Erica].

Chandler: ¿O sea que el hecho de que yo sea médico y mi mujer reverendo es importante para ti?

Erica: Si, he leído unas solicitudes fenomenales pero, ¿qué mejor que un pastor para criar un niño?

Mónica: Amén.

Erica: Además, creo que el bebé estaría en buenas manos con un médico.

Mónica: Uh, y que manos (Le toma las manos a Chandler). Manos sanadoras.

Erica: Reverendo, una pregunta, ¿la Biblia dice algo sobre la adopción?

Mónica: Dice que “Adelante”. “Contemplad, ella les dio en adopción a su hijo y fue algo bueno”.

Erica: ¡Vaya!

Chandler: ¡Si, vaya!

Erica: Los dos tenéis trabajos muy importantes, ¿tendrías tiempo de cuidar de el bebé y de los feligrés?

Mónica: No te preocupes, mis feligreses están bien, si, ya prácticamente se cuidan solos, son muy buenos, buenos, buenos, buenos.

Erica: (A Chandler) Y de ser un médico podría llevarle mucho tiempo...

Chandler: Aunque no en mi caso...

(El Hombre de la agencia entra en el cuarto).

Hombre de la agencia: Bien, ¿cómo va la entrevista?

Erica: Muy bien, ya les he hecho todas mis preguntas.

Hombre de la agencia: ¿Y vosotros tenéis una pregunta sobre ella?

Chandler: En realidad sí, ¿o sea que leíste el expediente que te gustó, dijiste el número de serie a la agencia y se pusieron en contacto con nosotros?

Hombre de la agencia: Si, nuestro sistema asegura el anonimato total. Y estamos muy orgullosos.

Chandler: Para menos, tenéis todo controladísimo.

Hombre de la agencia: (A Erica) Entonces, si no hay nada más, deberíamos ir a hablar nosotros.

Erica: En realidad, no creo que haga falta.

Mónica: ¿Ah, no?

Erica: No, cuando leí vuestro informe los elegí enseguida, pero pensé que deberíamos hablarnos en persona. He tomado mi decisión, los elijo a ellos.

Mónica: Dios mío, es fenomenal, es fenomenal. ¿Has oído?

Chandler: Si, lo he oído.

Mónica: (A Erica) En fin, gracias, muchas gracias, muchísimas gracias. (Se abrazan). ¡Iras al cielo seguro!

 

[Escena: Apartamento de Joey. Rachel y Phoebe entran con bolsas].

Rachel: ¡Uy, hemos comprado unas cosas alucinantes!

Phoebe: Si, si, pero no estoy convencida de los sujetadores.

Rachel: ¿Ah, no? ¿Quieres probártelos y te los veo?

Phoebe: Ah, vale. Espera, ¿estamos en la imaginación de Joey?

Rachel: (mira en las bolsas). ¡Oh, no! He cogido una de las bolsas de Ross sin querer, y falta una de las mías.

Phoebe: Seguro que la tiene Ross, puedes pedírsela luego.

 

[Escena: Ross entra al Central Perk, lleva una camiseta rosa de mujer. Joey está en el sofá].

Ross: (A Joey) Bien, ¿qué te parece?

Joey: Me parece que ya no llevamos la misma camisa.

Ross: Si, si, me la eligió Rachel, me dijo que tengo que confiar en ella, y me alegra haberlo hecho, la gente me miraba cuando venía aquí.

Joey: (riéndose un poco) No creo que debas llevar eso.

Ross: Oh, ya veo, alguien tiene un poco de miedo por competencia con las mujeres.

Joey: ¡Alguien parece una mujer!

Ross: Tienes envidia porque tú no podrías llevarla, sí, y ahora, si me perdonas, tengo una cita. (Se va, todos lo están mirando). ¿Lo ves?, todo el mundo me mira a mí.

 

[Escena: Cuarto del Hotel de Mónica y Chandler. Ellos entran].

Chandler: No vamos a firmar esos papeles.

Mónica: ¿Por qué no?

Chandler: Está mal. Se equivocaron, creen que somos otros.

Mónica: Dios obra de maneras misteriosas.

Chandler: ¡Tienes que parar!

Mónica: ¡Pero les gustamos!

Chandler: Les gustan el Doctor Chandler y la Reverenda Mónica.

Mónica: Pero si lo piensas, soy parecida a una reverenda. Porque como cocinera, sirvo a Dios alimentando a los hambrientos y a los pobres.

Chandler: ¡Las chuletas cuestan $34,90!

Mónica: Por favor, Chandler, creo que se nos ha dado una oportunidad. La equivocación ya está hecha, ahora están preparando los documentos.

Chandler: Pero no somos los que eligieron, ¿cómo puede parecerte bien eso?

Mónica: (emocionalmente) Porque sí. Puede que no seamos los que ella cree, pero nadie querrá más que nosotros a ese niño.

Chandler: Lo sé...

Mónica: ¿Quién sabe cuando pasará antes de que otra mujer nos de a su bebé? ¿Qué pasa si no nos escogen nunca?

Chandler: Cariño...

Mónica: (casi llorando) Por favor, por favor, estamos tan cerca.

Chandler: Mónica, yo también quiero un bebé. Pero esa mujer va a dar a su hijo, se merece saber quién se lo queda.

Mónica: (casi llorando) Sí, tienes razón. (Se abrazan).

Chandler: Así que, le diremos la verdad y, ¿quién sabe?, puede que le gustemos tal y como somos.

Mónica: Si, puede que sí. ¡Uh, por qué no me hice reverenda!

Chandler: Eres judía.

Mónica: ¡Un tecnicismo!

 

[Escena: Un restaurante. Joey está en la cita con la amiga de Phoebe, Sara. Están sentados en sillas opuestas en una mesa para dos. El mesero lleva dos platos].

Mesero: Ensalada verde para la señorita. (Pone el plato).

Joey: ¡Oh, que buena pinta! ¡Buena elección!

Mesero: Un plato de mariscos para el señor y una ración de patatas. ¡Buen provecho!

Sara: Um, las patatas tienen muy buena pinta.

Joey: No sabía que te gustaran las patatas fritas, adelante. Lo que es mío, es tuyo. (Sara toma una patata).

Sara: Um, vaya, ¿son almejas rellenas?

Joey: Um, sí, son mis almejas rellenas.

(Sara empieza a llevar su mano al plato de Joey, el agarra el plato de patatas).

Joey: ¿Qué me dices de las patatas?

Sara: ¡Están deliciosas! (Trata de agarrar una almeja pero Joey le agarra la mano).

Joey: (teniéndole la mano). Eres guapísima. ¿Lo sabías?

Sara: Eres todo un encanto.

Joey: Sí... (Le lleva la mano de ella a su cuerpo y hace una señal de que las deje ahí). Muy bien. (Pone su mano con ella).

(Luego, Sara trata de agarrar una almeja, Joey mueve el plato. De vuelta quiere agarrar una patata, y pasa lo mismo, luego se le cae el plato).

Joey: (gritando) ¡Mira lo que has hecho!

Sara: ¿Qué? ¿Qué es lo que te pasa?

Joey: No me gusta que la gente coja comida de mi plato, ¿vale?

Sara: Pero si has dicho, “Lo que es mío, es tuyo”.

Joey: ¡No lo he dicho en serio!

Sara: Vale, lo siento. No sabía que fuera tan importante.

Joey: Oye, perdóname, me he pasado ¿vale? Es que cuando se trata de comida, tengo ciertas reglas. No se si me explico... (Toma el plato y la comida del suelo y la pone en la mesa). Hay cosas que se hacen, y, bueno... cosas que no se hacen. (Toma algo de su plato, lo sopla y se lo come).

(Sara lo mira raro).

 

[Escena: Ross y su cita entran en un vestíbulo. Ambos se quitan las chaquetas].

Chica: Vaya, el sitio parece genial.

Ross: ¡Oh! ¡Te encantará! (La chica mira en el lugar contrario del que Ross y se quita la chaqueta, lo cual muestra su camisa rosa). Y me alegra de que por fin hayamos quedado.

Chica: Yo también. (Se quita la chaqueta).

Ross: Espera. (La ayuda a sacarse la chaqueta. Cuando se la saca, mira y se da cuenta de que tienen la misma camisa). Ha sido divertido. (Le pone la chaqueta de vuelta, y se van en direcciones opuestas).

 

[Escena: Restaurante en el que están Joey y Sara. Joey tiene las manos de ella].

Joey: Siento mucho lo de antes, y quiero que sepas que me gustas mucho.

Sara: Veo, pero no tanto como las almejas.

Joey: Almejas rellenas, ya sabes.

(Entra el mesero).

Mesero: Torta de chocolate para la dama, tarta de queso para el caballero.

Joey: Perdone, señor. Por lo visto hay no se que mierda roja en mi tarta.

Mesero: Oh, sí. Es un Coule de frambuesa.

Joey: ¿A quién se le ocurre pedir una tarta de queso para hacer vida sana? (La empuja hacia un lado).

Sara: Um, está delicioso.

Joey: Prefiero lo mismo que ha pedido ella.

Mesero: Lo siento señor, era la última ración. (Se va).

Sara: Um, Um.

(Empieza a sonar una alarma de Sara).

Sara: Oh, no. Es del trabajo, tengo que ir allá. ¿Me disculpas?

Joey: Si, claro. No te preocupes.

(Mira que Sara se va, y el toma el plato).

Sara: ¿Qué haces? ¿No es que no compartes la comida?

Joey: Claro que si. (Toma el plato de la torta de queso). ¿Coule?

Sara: No, si tú no me das de tus almejas, yo no te daré de mi postre. Es una calle de doble sentido.

Joey: ¿En serio?

Sara: En serio. O sea que más vale que esté todo cuando vuelva. (Pone el plato en su lado de la mesa).

Joey: Si, por supuesto. Se controlarme. Tranquila, se... (Se va Sara).

(Adelanta su silla, e ignora a la torta).

Joey: (A la torta) ¡Deja de mirarme! (Mira a la torta) Sólo un poquito, nada malo... (Toma un pedazo, y le encanta). ¡Oh, Oh!

(Pasa un tiempo, Sara entra al restaurante, mira su plato vacío. Joey se comió su torta, y tiene toda manchada la cara, como un niño).

Joey: ¡Ni siquiera lo siento!

 

[Escena: La agencia de adopción de Ohio. Mónica y Chandler entran].

Erica: ¡Hola!

Hombre de la agencia: ¡Hola!

Chandler: ¡Hola!

Hombre de la agencia: Bien, estos son los formularios preliminares para comenzar la adopción. Es complicado, pero les iré explicando sobre el avance.

Mónica: (Señalando una imagen en la mesa) Eso... ¿es una fotografía?

Erica: Si, es una ecografía del bebé hecha la semana pasada. He pensado que querrías verla. (Se la da a Mónica, la mira por un tiempo, y se la da a Chandler).

Mónica: Mira, doctor.

Chandler: (Toma la mano de Mónica y se pone serio). Escuchad, antes de firmar nada, tenemos que hablar... (Pausa) No somos quiénes creéis.

Hombre de la agencia: No te entiendo.

Chandler: La agencia debe haber cometido un error, mi esposa no es reverenda y yo no soy médico.

Erica: ¿Qué?

Hombre de la agencia: Eso es imposible.

Chandler: Podría operarte para demostrártelo, si quieres...

Hombre de la agencia: Tengo que comprobar vuestro expediente, disculpad.

Erica: ¿Y quiénes sois?

Chandler: Verás, en realidad nos llamamos Mónica y Chandler y somos de Nueva York.

Mónica: Si, pero lo más importante es que sepas lo mucho que cuidaríamos a este bebé. (Toma la ecografía).

Erica: ¿Y antes me habéis mentido?

Mónica: Bueno, hemos... (Hace la seña de comillas) “levantado falsos testimonios”... ¿Lo ves? ¡Podría ser reverenda!

Erica: No me lo puedo creer.

Mónica: Pero esperamos que como te hemos contado la verdad, todavía consideres...

Erica: ¿Daros mi bebé? ¿Creéis que les daría mi hijo después de esto?

Mónica: No hace falta que lo decidas ahora, si quieres ver nuestro expediente...

Erica: No quiero ver su expediente, se acabó.

(Se va del cuarto, pero Chandler corre atrás de ella, están en el pasillo).

Chandler: ¡Espera, Erica!

Erica: ¡No tengo nada que decirte! (Camina unos pasos).

Chandler: Tienes todo el derecho del mundo al estar enojada. Te hemos mentido. Pero sólo porque hemos llevado mucho tiempo esperando... intentando tener un hijo. Y no sabemos cuanto tiempo puede pasar antes de que tengamos otra oportunidad.

Erica: ¿Y porqué no reza un poco la reverenda?

Chandler: Por favor, simplemente tennos en cuenta. Diles que quieres ver nuestro expediente... Nuestro apellido es Bing, mi esposa es cocinera y yo trabajo en publicidad.

Erica: Ah, sí. La verdad es que me caísteis bien. Pero ya no me importa porque me vais a engañar. (Se va de vuelta, pero Chandler la para de vuelta).

Chandler: Pero te caímos bien. Como debe ser. Mi esposa es una mujer increíble, es cariñosa, abnegada y generosa. No le digas que te he dicho esto, ¡pero siempre tiene razón!... Quiero a mi esposa más que a nada en el mundo. Y me... me mata no poder darle un hijo... Me encantaría tener uno. Y cuando por fin llegue ese día, aprenderé a ser un buen padre. Pero mi esposa... ya está en ese punto. Es una madre... sin un bebé... Por favor.

(Se miran. El vuelve con Mónica. Chandler abre la puerta y Mónica lo mira).

Chandler: ¿Todavía quieres ese bebé?

(Se abrazan).

Mónica: Que dios te bendiga, Chandler Bing.

 

CORTE COMERCIAL

 

[Escena: Central Perk. Joey está en el sofá y Ross camina hacia a él, con la chaqueta cerrada].

Ross: Resulta que esta blusa es de mujer.

Joey: Y, ¿por qué no te la has quitado?

Ross: Porque es muy suave... Oye, ¿qué tal tu cita?

Joey: Oh, nada bien.

Ross: Bueno, por lo visto solo nos quedamos tú y yo en la noche, ¿no, amigo?

Joey: Si, ¿y sabes que? Podríamos estar mucho peor.

(Chocan sus manos como amigos. Hay un pastelillo en la mesa, y Ross coge un pedacito de él, lo pone en su boca).

Joey: (gritándole a Ross) ¡Joey no comparte la comida!

(Ross pone el pedacito en el plato de vuelta).

 

FIN


Descubre otras secciones...

Descubre un secundario al azar

marco
marco Joshua Preston - Chandler marco
marco
Chandler
(Joshua Preston)

Vídeo al azar